EVALUACIÓN Y TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE . . .​

INCORPORACIÓN DE HABILIDADES SOCIALES

Incluimos bajo este término:

 

-Asertividad

-Tartamudez

Especialmente

-Resolución de problemas

¿Qué es?

 

La conducta socialmente habilidosa es aquella que, siendo emitida por un individuo en un contexto interpersonal, expresa los sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de ese individuo de un modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás y, generalmente, resolviendo los problemas inmediatos de la situación mientras minimiza la probabilidad de futuros problemas.

Estas conductas se desarrollan de manera natural en el proceso de socialización e interacción de una persona y suelen aprenderse de referentes en la infancia y adolescencia dado que nacemos sin habilidades sociales. Lamentablemente, en ocasiones no hemos tenido a nuestro alrededor de modelos saludables y socialmente habilidosos que imitar, haciendo así que tengamos dificultades relacionándonos con otras personas.

El ejemplo más común de excelencia en habilidades sociales es la comunicación asertiva o asertividad. Esta es la habilidad social por la cual te relacionas -desde una posición de autoconfianza- de forma consciente, manifiestando las ideas, deseos, opiniones, sentimientos o derechos de forma congruente, clara, directa, equilibrada, honesta y respetuosa con la finalidad de hacer valer tus derechos, manejar conflictos y/o solicitar cambios de conducta en otras personas. ¡Todo ello sin ofender a la otra persona!

El trabajo en consulta, tanto en terapia presencial como online, consistirá en realizar un aprendizaje (si nunca aprendimos) o reaprendizaje (en caso de que aprendiéramos de un/a referente poco hábil) por medio de técnicas psicológicas y entrenamiento de aquellas conductas que interfieren en tu bienestar. En ocasiones este reaprendizaje consistirá en criticar, recibir críticas o decir 'no' de manera asertiva; otras, en realizar una resolución de problemas para resolver qué decisión tomar que sea más beneficiosa para ti a corto y largo plazo.

Como consecuencia de este aprendizaje, tu autoestima aumentará y el malestar (estrés, frustración, ira, sensación de rechazo o infravaloración…) desaparecerá al haber adquirido herramientas sociales que te permiten expresarte funcionalmente.