BLOG

  • PSICÓLOGO-GUSTAVO TORRES FERNÁNDEZ

Inteligencia y estereotipos.

Aunque hay bastante evidencia probando lo contrario, mucha gente cree que la inteligencia humana es fija y que algunas razas y grupos sociales son inherentemente más inteligentes que otros. ¿Cuál es el problema? Primero, es mentira. La inteligencia no es fija y no es determinada en ningún grupo social. Segundo, que haya un grupo de personas clamando su superioridad intelectual por el mero hecho de ser de X raza o grupo social evoca estereotipos sobre la inferioridad intelectual de otros grupos y esto es suficiente para perjudicar el rendimiento de los grupos a los que se les está considerando intelectualmente más bajos.


Además, esta "superioridad" de esos grupos es coincidente con la superioridad en número o status. Ello da lugar a una especie de teoría autoconfirmatoria de que aquello que están diciendo es cierto. "Somos más inteligentes porque tenemos más puestos de responsabilidad, ganamos más dinero, tenemos más estudios, etc". Por tanto, aquellos colectivos que no están en la cúspide son menos inteligentes.

Sin embargo, la inteligencia no está exclusivamente relacionada con estar en puestos de mando o con un status elevado. Muchos otros factores se suman y tienen hasta un mayor peso que la inteligencia (el género, el color de piel, el poder adquisitivo, los contactos con personas influyentes). Estos factores son omitidos, dando así lugar a un reduccionismo inteligencia-puesto de mando, cuando se quiere incidir en este estereotipo.


Paradójicamente, cuando el estereotipo permea en la sociedad son los grupos minoritarios los que, asumiendo la imposibilidad de acceder a puestos superiores, bajan su rendimiento. Esto retroalimenta el estereotipo al comparar el resultado de su pobre rendimiento con el resultado de aquellas personas que han hecho un mayor esfuerzo. Siendo en esta comparación sin tener en cuenta el esfuerzo dedicado para la obtención de los resultados, podría afirmarse que no tiene validez alguna.


De hecho, con estudiantes etiquetadas como 'menos inteligentes' por ser mujeres o de una raza concreta que aprendieron que el CI (cociente intelectual) es maleable, se obtuvo una mejora significativa en sus notas, teniendo de promedio unas notas más elevadas que aquellas víctimas del estereotipo que no recibieron dicha información. Conclusión: Darse cuenta de que la inteligencia puede mejorar puede, de hecho, mejorarla. Esto ocurre especialmente en quienes son víctimas de estereotipos de inteligencia limitada. Y extrapolando estos hechos, cuando te digan que no puedes, pide que sustenten tal afirmación con pruebas en lugar de conjeturas.