Servicio registrado en

BIGGER, STRONGER, FASTER… Vigorexia

23 Mar 2014

BIGGER, STRONGER, FASTER…
La vigorexia… la obsesión por un cuerpo más grande, más fuerte y más veloz.

Antes no existía término alguno para explicar lo que es la vigorexia. Esta adicción al ejercicio físico es fruto de un pensamiento obsesivo que irrumpe y lleva a la persona a ejercitarse indefinidamente a fin de conseguir un cuerpo más grande, más fuerte y más veloz.

Esta obsesión provoca que los afectados tengan una visión distorsionada de su físico (dismorfofobia) donde las características físicas se perciben distintas de la realidad, al igual que lo que sucede cuando se padece anorexia. Esta es una razón por la que se la ha referido a veces como anorexia nerviosa inversa. Para ellos mirarse al espejo les supone ver a un tirillas en lugar de verse reflejados tal como son, llevándoles a obsesionarse por su estado físico y sintiendo una necesidad obsesiva de realizar ejercicio físico.

Con un elevado factor sociocultural, se da especialmente en culturas donde hay una influencia de las masas y medios de comunicación que promueve un cuerpo idealizado. Por ello, la falta de autoestima suele ser uno de los principales detonantes de esta alteración. La comparación negativa entre uno-inconforme consigo mismo- y el resto a partir de un aspecto determinado y la generalización de esta comparación a otras áreas de la persona hacen que salte la chispa.

Plantearse como objetivo conseguir un físico perfecto y convertirlo en una obsesión puede acarrear graves problemas de salud a medio y largo plazo. Esto es debido a que en este planteamiento se cometen errores como que se tienda a seguir dietas desequilibradas y poco saludables, especialmente por el exceso proteínas, aminoácidos y carbohidratos bajo creencias irracionales acerca del consumo de estas. Además, la obsesión por tener el ‘cuerpo 10’ puede dar lugar a que se desarrollen desórdenes alimenticios como la bulimia en un intento de controlar su dieta y al consumo de hormonas y anabolizantes para acelerar el proceso de generar los músculos deseados.

Actualmente su incidencia en la población se encuentra generalmente reducida a varones de entre 17 y 35 años, de clase media-baja y/o con poca autoestima y se está apreciando un pequeño repunte entre las mujeres de esta misma edad. Sin embargo, dados los pocos casos que llegan a consulta, estos datos son meras aproximaciones.

Please reload

Búsqueda por Tags