Educar a los hijos: No todo vale...

26 Mar 2014

Tu hija de 15 años vuelve a casa con las notas del colegio y tiene todo SOBRESALIENTE- como siempre desde que entró en el colegio- salvo que esta vez en dos asignaturas tiene NOTABLE.
Tú esperabas que volviera con todo sobresaliente y quieres que la próxima vez vuelva con un sobresaliente en cada una de las asignaturas que cursa.
Podrías hacer lo siguiente:

a. Leer el boletín con las notas, firmarlas y seguir a lo tuyo.
*La intención es no hacer nada puesto que puede haber sido un pequeño bajón. El pensamiento es que probablemente sin decirle nada, la próxima vez vuelva con la máxima nota en todas.

b. Leer el boletín con las notas, firmarlas y ¡sacar una ametralladora AK-47 con la que amenazar a tu hija para que tenga en el próximo boletín todo matrículas!
* La intención es que ‘la letra, con sangre entra’. Así que el pensamiento detrás es “¡Tonterías las justas! Verás como vuelve con sobresaliente en todas las asignaturas la próxima vez… o irá al hospital con un balazo (o dos).”

c. Leer el boletín con las notas, firmarlas y enorgullecerte por el gran esfuerzo que ha tenido que hacer para conseguir esas notas; reflejarle que la constancia y el trabajo han hecho que sea esa brillante estudiante que querías que fuera. Después, preguntarle qué ha ocurrido en esas dos asignaturas con notable y ofrecerle nuestro apoyo para que se supere en la siguiente evaluación.
*La intención es mantener alta la motivación intrínseca de la niña al estudio. El pensamiento detrás es que fomentaremos la sensación de placer y autosuperación de nuestra hija de esta forma.

---
Quizás al leer las alternativas os hayáis asombrado con la segunda opción. Aunque esta es una opción descabellada, ha aparecido en los periódicos de EE.UU el siguiente titular: “Detenido por amenazar a su hija con una ametralladora AK-47 por sacar notables en lugar de sobresalientes.”
 

Please reload

Búsqueda por Tags