BLOG

  • PSICÓLOGO-GUSTAVO TORRES FERNÁNDEZ

Disney... y el Síndrome de Estocolmo.

Ya en un post anterior se mencionó el ‘Síndrome de Estocolmo’. En aquel caso fue porque quería que fuerais conscientes de los distintos síndromes que hay con nombres de ciudades. En este post, sin embargo, le daremos una vuelta más a la tuerca y se comparará con una película de Disney que seguro todos habremos visto alguna vez.

Así pues, y para sentar una base sólida de conocimiento, detallemos qué es el ‘Síndrome de Estocolmo’. El síndrome de Estocolmo es una reacción psicológica en la cual la víctima de un secuestro o violación es retenida contra su voluntad y desarrolla un fuerte vínculo afectivo o relación de complicidad con quien la ha secuestrado. Esto se debe, principalmente, a que malinterpretan la ausencia de violencia contra su persona como un acto de humanidad por parte del secuestrador.

Dicho lo cual, cabe añadir que este nombre- ‘Síndrome de Estocolmo’- se acuñó por el psiquiatra Nils Bejerot durante el asalto el 23 de agosto de 1973, cuando Jan Erik Olsson intentó robar el Banco de Crédito de Estocolmo, en Suecia.

Tras verse acorralado, Jan Erik tomó de rehenes a cuatro empleados del banco, tres mujeres y un hombre, que terminaron protegiendo al raptor para evitar que fuera atacado por la policía de Estocolmo.

Durante su cautiverio, una de las rehenes afirmó que le asustaba más la policía que su captor. Y tras su liberación, Kristin Enmark, otra de las rehenes, declaró: «Confío plenamente en él, viajaría por todo el mundo con él».

Partiendo de este acontecimiento y otros que se sucedieron posteriormente, se decidió estudiarlo con mayor profundidad para poder establecer los factores necesarios para que se pudiera desarrollar este síndrome. Con ello se llegó a la siguiente conclusión: Tres factores son necesarios para desarrollar el síndrome de Estocolmo:

  • La situación de crisis tiene una duración de varios días o más.

  • Los secuestradores permanecen en contacto con los rehenes, es decir, los rehenes no se colocan en una habitación separada.

  • Los secuestradores muestran cierta bondad para con los rehenes o se abstienen, al menos, de hacerles daño.

Bien, ahora ya tenemos los conocimientos para encontramos en situación de saltar a la película de Disney “La Bella y la Bestia” para que decidáis si se trata (o no) de un Síndrome de Estocolmo.

AVISO. Si no la has visto- cosa, por cierto, bastante rara- voy a destripar muchos momentos de la película.


ANTECEDENTES: Un día Maurice, padre de Bella, marcha a una feria de inventores pero se pierde en el camino y se resguarda en el castillo. Allí los sirvientes lo refugian amablemente pero la bestia al descubrirlo lo hace su prisionero… Bella, preocupada al ver que el caballo de su padre regresó sin él, sale en su búsqueda. Al descubrir que está en el castillo le propone a la bestia intercambiarse con su padre, que está muy enfermo, para salvarlo; la bestia acepta…

DESARROLLO DEL SÍNDROME DE ESTOCOLMO: En el castillo Bella conoce a algunos de los sirvientes: un reloj, un candelabro, una tetera y una graciosa tacita. CONDENADA A PERMANECER ETERNAMENTE PRISIONERA (primer factor), ella conoce el castillo guiada por los sirvientes… Luego Bella intenta escapar del castillo y en su camino se encuentra rodeada de lobos que intentan atacarla pero BESTIA APARECE Y LA SALVA (tercer factor) y REGRESAN AL CASTILLO (primer factor)... BELLA Y BESTIA COINCIDEN CENANDO, BAILANDO, EN LOS JARDINES NEVADOS (segundo factor) EN UN CASTILLO DEL QUE SIGUE SIENDO PRISIONERA (primer factor) y al ver que Bella quiere ver a su padre al menos una vez, LE ENSEÑA A TRAVÉS DEL ESPEJO (tercer factor) que su padre se encuentra perdido y enfermo en medio del bosque… Bella logra rescatar a su padre y juntos regresan a casa. ELLA LE ACLARA A SU PADRE QUE NO ESCAPÓ, SINO QUE BESTIA LO DEJÓ IR (tercer factor) para poder estar con él… A todo esto, Gastón reúne a una cuadrilla de campesinos para destruir el castillo y matar a Bestia; llega con toda su multitud y logran entrar al castillo. Gastón encuentra a Bestia y se libra una batalla entre ambos que deja a Bestia gravemente apuñalada…

RESULTADO: Finalmente, y en el momento que Bestia está muriendo, se reencuentra con Bella, que había vuelto al castillo para intentar detener a Gastón y su cuadrilla (¿de la misma forma que los rehenes quisieron proteger a su captor en el banco?). Ella, al verlo, se detiene a su lado y le dice que lo ama, terminando, poco después, la película.

¿Lo ama... o se encuentra bajo el síndrome de Estocolmo tal como le pasó a las rehenes del banco sueco?

Hagan sus apuestas.