BLOG

  • PSICÓLOGO-GUSTAVO TORRES FERNÁNDEZ

¿Crees tener el control en un restaurante? Vives en MATRIX…

Parafraseando a Morfeo en la película MATRIX os diré…

“Por desgracia no se puede explicar lo que es MATRIX. Has de verla con tus propios ojos. Esta es tu oportunidad. Si dejas de leer en este momento (si tomas la pastilla azul), fin de la historia; Despertarás en tu cama y creerás lo que quieras creerte. Si sigues leyendo estas palabras (si tomas la pastilla roja), te quedas en el País de las Maravillas y yo te enseñaré hasta dónde llega la madriguera de conejos. Recuerda: lo único que te ofrezco es la verdad. Nada más.”


Bien, la pregunta con la que he iniciado este post es directa y de respuesta sencilla. Nadie en su sano juicio pensaría que un restaurante está guiando su decisión acerca de qué comer cuando tiene delante la carta. Pensarás: “Yo sé lo que quiero y decido yo. ¿Cómo va a poder influenciar en mi decisión?” Dos estudios recientes en los que se analizaba las cartas de los menús de más de 200 restaurantes llegaron a una misma conclusión: Los restaurantes están tratando de guiar tus ojos a ciertos platos, aunque hayan destacado otros en el menú que sean más baratos o sanos. Esto se hace de varias maneras: Primero, y de manera similar a lo que hacen los supermercados al poner los productos que quieren vender a la altura de los ojos de sus compradores, en los menús se han puesto los platos más caros donde el consumidor es más probable que los vea. En este caso, esto suele ser en la parte de arriba a la derecha o abajo a la izquierda. Segundo: Aquellos platos o productos que atraen la atención al encontrarse en negrita, subrayado, en un color distinto al resto o al margen en su propio recuadro eran más probables que fueran pedidos por los comensales. Tercero: Los platos que se listaban bajo “especialidad de la casa” eran también solicitados con mayor frecuencia que el resto de productos de la carta que se encontrasen a su alrededor. Y cuarto: El nombre del plato es importante. Se cambió el nombre a dos platos: El primero era “filete de pescado” y pasó a llamarse “suculento filete de pescado Italiano”, y el segundo era “alubias pintas con arroz” y pasó a ser “alubias pintas en cajún con guarnición de arroz”.

El mismo plato con un nombre más exótico era más vendido que su contrapartida con el nombre sencillo. Las ventas se incrementaron un 28% y los mismos fueron clasificados como más sabrosos que los platos con nombre sencillo... ¡¡aunque la receta no se había modificado!! Citando nuevamente a Morfeo… “Bienvenido al mundo real.”