Servicio registrado en

El ministerio de andares tontos

24 Oct 2014

 

Al estar tristes o alegres caminamos de forma distinta. Por tanto, podríamos decir que cómo nos encontramos anímicamente (de buen o mal humor) se encuentra relacionado con cómo andamos por la calle.

 

Esta afirmación es cierta pero la relación entre el estado anímico y la forma de caminar no es unidireccional. ¿Qué significa esto? Si bien nuestro estado anímico afecta a la forma en que caminamos, se ha probado en la Universidad de Queens -Canadá- que hay efectos en la dirección contraria.

 

Caminar imitando a alguien feliz (o triste) hace, de hecho, que nos acabemos sintiendo como aquella persona a la que imitamos. Así que si te encuentras algo triste y notas que estas arrastrando los pies, tienes los hombros caídos y vas con la mirada perdida por el suelo, prueba a andar unos metros como los Monty Python en el sketch del ‘Ministerio de Andares Tontos’… Quizás esboces una sonrisa al final de la calle.

Please reload

Búsqueda por Tags