Servicio registrado en

Insomnio...

6 Apr 2015

 

 

Miércoles…
Dos de la mañana…
La casa en un absoluto silencio…
Quieres acostarte y, por alguna extraña razón, tus ojos están abiertos.

“¡Vaya, ya estamos de nuevo…! ¡Otra noche sin poder pegar ojo!”

Te acuestas de todas formas y empiezas a dar vueltas en la cama. Vuelta a la izquierda… Vuelta a la derecha… Vuelta a la izquierda… Nuevamente a la derecha… Vueltas y más vueltas agobiado porque ya oyes el maldito reloj del salón dar una campanada por ser las dos y media…

“Media hora… ¡¡HA PASADO MEDIA HORA Y NO ME DUERMO!!”

Cómo no oírlo si en el más absoluto silencio de la noche, y con tus sentidos agudizados, podrías detectar la pluma de un pájaro caer al suelo… Además, más tarde el reloj del salón te confirma que no te equivocabas; suena tres veces: Las tres de la mañana.

“¡Maldita sea! Se me harán de nuevo las cinco de la mañana… ¡Y MAÑANA MADRUGO!”

En un acto de desesperación coges el móvil y entras al facebook a ver si algún otro insomne ha colgado algo interesante… o hay alguien en el chat con quien hacer correr las horas hasta que tu cuerpo ceda.

“¡¿Pero quién va a estar a estas horas?! ¡Todos duermen! ¡TODOS MENOS YO!”

En efecto, en el chat del facebook no hay nadie y la última publicación de alguien en su muro es de hace unas horas. Así que optas por jugar al Candy Crush y agotar las vidas que tienes, pensando que igual también te agotarás tú y te dormirás teléfono en mano.

Nada más lejos de la verdad. Distraído por el juego no oyes las campanadas… Pero cuando te atascas en un nivel que agota tanto tu paciencia como tus vidas, oyes el reloj del salón dar cuatro campanadas.

“Las cuatro… y yo despierto. Me rindo. ”

Apagas el móvil rendido ante la imposibilidad de conciliar el sueño…
Y, en ese momento, sin saber cómo, te duermes.

En el caso plasmado anteriormente, la persona tenía una considerable dificultad para iniciar (conciliar) el sueño. Esta persona tendría, por tanto, insomnio. No obstante, cabe añadir que el insomnio se define también como la dificultad para mantener el sueño. Es decir, la persona tiene facilidad para conciliar el sueño pero tiene despertares nocturnos de más de 30 minutos de duración o se despierta definitivamente, consiguiendo un tiempo total de sueño escaso.

El descanso es fundamental. ¿Sabías que la terapia psicológica de orientación cognitivo-conductual tiene unas técnicas que pueden ayudarte a tener un sueño más reparador y una mejor calidad de vida?

 

Please reload

Búsqueda por Tags