BLOG

  • PSICÓLOGO-GUSTAVO TORRES FERNÁNDEZ

¿Un/a psicólogo/a con bata es mejor?

No es la primera vez que alguien se impacta al verme, en su primera sesión conmigo, sin una bata blanca... y por si esto no fuera suficiente, mi pelo desaliñado estilo afro también es otra causa de sorpresa, pero volvamos a la mágica bata blanca y las razones por las que no me verán con una.

La primera razón es que no estoy en un hospital. Del mismo modo que no realizo sesiones de 10 minutos como los y las saturados profesionales de la psicología en centros hospitalarios y unidades de salud mental, tampoco llevo bata... Y no todo profesional de la psicología en hospitales de España lleva bata. En las películas y series, eso sí, no falla; ahí es un elemento imprescindible.


Además, ¿cuál es el propósito de la bata? ¿Con qué intención se lleva esta prenda de ropa? El propósito de estas es prevenir a médicos/as que se manchen su ropa de sangre, pus, etc. cuando se encuentren con su paciente. La bata es, por tanto, una barrera entre X elemento que puede salir del/de la paciente y la bonita e impoluta ropa del/de la profesional de la medicina.


Como psicólogo, no he tenido hasta el día de hoy a nadie que me haya cubierto de sangre, pus, etc. y tampoco creo que vaya a tenerlo estando en consulta psicológica privada. Por tanto, la bata es innecesaria en estos dominios.

La segunda razón es que no considero que sea algo necesario. Un asiento cómodo para la persona que se siente a hablarme de sus problemas, en cambio, me parece imprescindible. ¿Imagináis estar sentados o sentadas en una cama de fakir al tiempo que me expresáis aquello que os inquieta o molesta? Yo no... Y como no lo he imaginado, tengo dos cómodos sillones donde poder sentarse a hablar conmigo y, mientras estamos hablando acerca de lo que te preocupa descansando tus posaderas en uno de esos cómodos sillones, podemos estar tomando una infusión. Esto no es imprescindible aunque sí de agradecer, supongo. Pero nada de batas blancas.

La tercera razón es que hay experimentos en los que se prueba que hay mayor rapport cuando una persona habla con otra que considera su igual... y la bata provoca distancia. La bata adquiere una cualidad distinta a la de ejercer de barrera entre sustancias ajenas y la ropa del/de la profesional. La persona con bata es, a ojos de su cliente, una especie de ser superior todopoderoso al que se le habla de Ud., tratando de utilizar el lenguaje más culto posible. ¡Es la bata! ¿Sabéis? A veces esa formalidad que causa la bata es tan artificial que mata al rapport. (Un buen rapport es MUY importante para la profesión de psicología. Considero que la alianza terapéutica y la terapia en sí se van al garete sin un buen rapport).

Y la cuarta razón es que la bata provoca también la sensación de que uno/a no tiene que trabajar. Algunas personas piensan "Si el médico (que va con bata) me da unas pastillas que me curan sin que haga esfuerzo alguno, el psicólogo (con bata) también deberá ejercer esos mágicos poderes hablando." Esto es un ERROR. Clamoroso, además. Requiere esfuerzo... mucho... tanto por parte de esa persona, como por la mía. No quiero ni por asomo que la persona que venga tenga la sensación de que se trata de hablar y, de pronto, por arte de magia se soluciona su problema. Ni con una bata ni sin ella se trata de poner el peso de la problemática sobre el/la profesional de la psicología al que decidas ir.


En terapia, al menos conmigo, hablaremos acerca de lo que te preocupa , cómo se originó esa preocupación y qué esperas que pueda suceder. Con ello iremos trabajando conjuntamente para que ese problema sea visto desde un prisma distinto, no porque yo te diga que es así, sino porque has conseguido por medio de tus procesos verlo así. Y de esta manera, con una nueva forma de ver y trabajar esa problemática, serás capaz de superar tus problemas.


Todo ello, como podrás imaginar, sin ninguna bata blanca.