BLOG

  • PSICÓLOGO-GUSTAVO TORRES FERNÁNDEZ

Adicciones: whatsapp, instagram y otras redes sociales

“Oh nooo…!! Tampoco os va el Whatsapp/Instagram/Facebook??” Se trata de formas de comunicación gratuita con la que poder intercambiar fotos, vídeos y comentarios en un santiamén en cualquier parte del mundo… El requisito: Tener la aplicación instalada y conexión a internet, bien sea vía WIFI o tarifas de datos (3G, 4G, 5G…).

Pero estamos ante aplicaciones que pueden resultar MUY adictivas. ¿Cuáles son los signos de adicción?


Aunque muchos signos de adicción los tenemos ya asumidos como normales porque los hemos interiorizado, no lo son. Se ha vuelto muy habitual no ser capaz de charlar con otras personas sin dejar de mirar el móvil cada poco tiempo. Bien sea por la excusa de saber qué hora es o porque creemos que el teléfono tendrá información que no puede esperar o no hemos oído entrar (mediante sus notificaciones sonoras), acabamos echando mano a este terminal al tiempo que estamos charlando con otras personas. Este es un signo de adicción muy común, tanto que nadie diría que lo es.


Adicciones. Móvil, Internet, Whatsapp

Otro signo de adicción muy frecuente tiene que ver con la inmediatez. No acaba de terminar de sonar el teléfono, avisando de que ha llegado un mensaje al terminal, y ya nos aparece un ansia por querer responder a esos mensajes. De manera inmediata. Sin importar dónde o con quién te puedas encuentrar. Una conversación cara a cara puede detenerse porque se está respondiendo a otra que se inicia por medio de tu dispositivo.


Y mientras tú estás tranquilamente escribiendo de vuelta con la satisfacción de haber cumplido con ese deber moral autoimpuesto de responder en décimas de segundo al móvil, la persona que estaba contigo hablando, aburrida por esos segundos en los que no le prestas atención, cogerá su móvil también e interactuará con otras personas.


Un conocido e interiorizado/normalizado signo de adicción es el hecho de notarte con ansiedad porque no funciona el servicio temporalmente, no tienes cobertura o no te queda batería. El corazón se dispara y por muy intersante que pueda ser una conversación sólo piensas en cargadores de móvil, en resetear el WiFi o en refrescar la página o App. Hay quien llega a entrar en algún bar o tienda para pedir prestado o comprar un cargador.


Las excusas con las que se racionaliza este signo de adicción parten de la premisa de que "puede que pase algo y necesite llamar o que me llamen" aunque nunca antes haya pasado nada y te hayas visto en la necesidad de usar tu móvil para una emergencia y no poder hacerlo. Esta excusa sirve como alivio de esa disonancia que provoca el estar enganchado/a y no querer admitirlo.


¿Y qué me decís del síndrome de la "vibración fantasma"? Este es un signo inequívoco de la dependencia o adicción que has generado respecto a tu dispositivo móvil. Se trata de un fenómeno por el que sientes alguna vibración procedente del bolsillo del pantalón cuando, en realidad, el móvil no ha vibrado y nadie te ha llamado. Ante el gran número de veces que ha vibrado tu pierna con el móvil, tu cabeza te trata de llevar a engaño y te hace pensar que está el teléfono vibrando. El resultado: lo sacas, lo miras y te juras que tenías la certeza de que habías notado cómo vibraba.

Si, pese a los indicios anteriores, dudas acerca de si estás enganchada/o? Hay dos formas de saberlo:

Versión ‘light’: Observa y anota si eres de las personas que no dejan de consultar el móvil constantemente, responden a los mensajes inmediatamente y escriben más de 40 mensajes entre las diez de la noche y las dos de la madrugada.

Si es así, probablemente puedas tener un problema con el uso del móvil.


Otra alternativa 'light': Pregunta a quienes están a tu alrededor si consideran que seas un/a ‘yonki’ del móvil. No obstante, esto puede no funcionar si estas personas viven pegadas al móvil incluso más que tú. ¡¡Para estas personas tú no lo usarías lo suficiente!!

Versión ‘hardcore’: Apaga el móvil y no lo enciendas hasta dentro de 2 días. Si te asusta pensar esto, ya es significativo de que puedas ser dependiente de las nuevas tecnologías. Además, si lo intentaras y fueras incapaz de resistir dos días, tuvieras un ansia o pulsión irresistible (craving) y experimentases una sensación subjetiva de malestar, agitación o irritabilidad por no poder utilizar el móvil… ¡Hemos cantado BINGO!

Ahora que ya conoces algunos signos de esta adicción, ¿los tienes o conoces a alguien con ellos?


#adicción #ansiedad #indicadores #dependencia #tecnología

.