BLOG

  • PSICÓLOGO-GUSTAVO TORRES FERNÁNDEZ

Ataques de pánico: ¿Qué son y cómo no tenerlos?

Los ataques de pánico son episodios repentinos de un miedo intenso que provoca reacciones físicas exageradas cuando no existe ningún peligro real o causa aparente. Cuando se presenta un ataque de pánico, sientes que estás perdiendo el control, que te está dando un ataque al corazón o, incluso, que te vas a morir. Esto hace que los ataques de pánico pueden provocar mucho miedo a quienes lo padecen.


Por lo general, la incidencia de ataques de pánico en la población es de uno o dos en toda la vida, resolviéndose el ataque de pánico prácticamente al mismo tiempo que se supera una situación estresante. No obstante, dos son los factores de riesgo más comunes para que se manifieste un ataque de pánico:


ataque pánico psicólogo

Por una parte, el consumo de sustancias que activan el sistema nervioso central (café, té, cocaína, etc) suscita la aparición de reacciones fisiológicas exageradas que pueden dar lugar al miedo repentino a que nos suceda algo.


Por otra, que experimentes un acontecimiento muy estresante en tu vida tal como sobrevivir a la muerte o enfermedad de una amistad o familiar, o sobrevivir a un suceso traumático tal como una agresión sexual o accidente es un precipitante de que puedas tener ataques de pánico.


La aparición de los ataques de pánico suele ser de forma súbita, sin advertencia- pudiendo aparecer en cualquier momento y comprendiendo una sintomatología aguda de:

  • Sensación (Pensamientos) de peligro o fatalidad inminente

  • Miedo a perder el control o a la muerte

  • Taquicardia y/o palpitaciones

  • Sudoración en manos o en el resto del cuerpo

  • Temblores o sacudidas

  • Falta de aliento u opresión en la garganta

  • Escalofríos

  • Sofocos o calor

  • Náuseas o pensamiento de que vomitarás

  • Dolor en el pecho o dolor de cabeza

  • Mareos, desmayos o sensación de desvanecimiento

  • Entumecimiento u hormigueo de las extremidades

  • Sentimientos de irrealidad o desconexión de tu cuerpo


dibujo ataque pánico psicólogo

Y claro, ¿qué hacer para no tener un ataque de pánico?


Es indudable que uno de los peores aspectos de los ataques de pánico es el miedo intenso a que éste se repita. Ese miedo puede ser tan fuerte que tu cabeza te dicta una consigna clara: evita determinadas situaciones en las que podrían ocurrir.


"Muerto el perro, se acabó la rabia". Evita la situación y evitarás la emoción.


El problema es que, aunque nuestra cabeza lo tenga claro, esta solución no solo NO es la adecuada, sino que además hace que empeore tu situación. Cada vez que escapamos o huimos de las sensaciones que nos provocan angustia, tenemos una sensación de alivio (porque dejamos de sentir aquello que era un conato de ataque de pánico) y mandamos inconscientemente un mensaje a nuestro cerebro de que lo anterior debía ser un peligro. En lugar de perderle el miedo a la sensación física aguda que nos aparece, estamos generando más miedo aún a dicha sintomatología aguda.

ataque pánico terapia psicólogo

Así que, contrario a lo que nuestro primer instinto dicta, lo que se debe hacer es tener una relación con las sensaciones fisiológicas de nuestro cuerpo desde un prisma de curiosidad y aceptación, tratando de no rechazar o temer tales sensaciones físicas.


Esto se consigue en terapia por medio de la exploración de tu relación con distintas sensaciones físicas y el acercamiento a estas mediante técnicas variadas tales como la meditación mindfulness o la exposición interoceptiva controlada. De esta manera, cuando tengas interiorizado en tu cuerpo el pensamiento (basado en el juicio y la experiencia) de que las sensaciones físicas que aparezcan no son peligrosas, cesarán tus ataques de pánico.


#ataquedepánico #ansiedad #terror

Entradas relacionadas

Ver todo

.