BLOG

  • PSICÓLOGO-GUSTAVO TORRES FERNÁNDEZ

¿Qué es un trauma? ¿Cómo se genera un trauma?

Se podría decir que un evento traumático es aquel que causa daño físico, psicológico o emocional a una persona. No obstante (y esto es importante), no todo evento que cause daño físico, psicológico o emocional deriva en un trauma. La diferencia radica en la experiencia interna que pueda tener esa persona respecto a la situación vivida.


Esta cuestión pone la mirada en la experiencia subjetiva más que en la situación en sí, considerando un evento traumático aquel en el que la persona ha tenido que experimentar una amenaza a su integridad física con una magnitud tal que teme por su propia vida.

Ejemplos de ello son:

-sobrevivir a una enfermedad, sobre todo si es potencialmente mortal o hay una pérdida/amputación de una parte del cuerpo.


-sobrevivir a un accidente, bien porque lo has visto desde lejos o bien porque te afectaba a ti pero has salvado la vida.


-sobrevivir a un ataque terrorista


-sobrevivir a una guerra


-sobrevivir a desastres naturales (terremotos, tsunamis, tornados, etc)


-sobrevivir a agresiones físicas puntuales o continuadas tales como violaciones.


-sobrevivir a agresiones físicas y/o psicológicas en el núcleo familiar. -violencia de género o violencia intrafamiliar.


La reacción o respuesta a cada una de las anteriores puede ser muy variada. El desajuste provocado por la situación experimentada es enorme y nuestra cabeza trata de asimilarlo como puede. En el primer instante, nuestra cabeza puede entrar en modo "shock" y podemos incluso actuar desde un modo del que no somos conscientes.


Por ejemplo:

(te dice una voz "Tiene que acompañarnos al hospital". En ese momento ves que es un médico junto a una ambulancia) -¿Me oye? Ha inhalado humo y debería venir al hospital...

-¿Qué hago aquí?

-Su edificio estaba en llamas y ha salido corriendo por la puerta mientras entrábamos -¿¡Que he salido corriendo de un edificio en llamas!?

Sí, en un estado disociativo somos capaces de cosas así. De no saber qué ha sucedido porque nuestro cerebro parece desconectarse y guiarse únicamente por un instinto de supervivencia. Después, como si nuestro cerebro supiera que la situación traumática ya ha pasado, comenzamos a tener recuerdos de aquello que vivimos porque nuestra cabeza, ahora sí, quiere asimilar ese momento.


Podría ocurrir que, tras unos días o semanas en un estado de extrañeza por lo vivido, volviésemos a nuestro día a día sin más y esos recuerdos no nos turbasen. Esto redunda en lo anteriormente manifestado que la experiencia subjetiva, más que la situación en sí, es el factor a tener en cuenta.


Sin embargo, también podría darse la situación de que esa especie de pequeños flashes que nos sumergen de nuevo en esa experiencia terrible nos desborden. Ejemplos de lo que puede sucedernos tras vivir una situación traumática son:

-flashbacks


-pesadillas


-intentos activos por evitar recordar lo sucedido


-miedo a que se pueda repetir tal suceso


-cambios bruscos de humor, irritabilidad o hipervigilancia


-dificultad en la concentración y en el sueño


-dolores físicos (¿somatización?) tales como dolor de cabeza, cuello, estómago...


¿Y qué hacer si hemos experimentado un acontecimiento traumático?

Como hemos incidido anteriormente, cada cual vive los sucesos de una manera distinta. Así que puede ser que lo que hayas tenido que experimentar pueda incorporarse en tu experiencia vital sin que tengas un "trauma" por lo vivido.


Sin embargo, si te das cuenta de que estás comenzando a evitar actividades, aislarte, tener cambios bruscos de humor o culpabilizarte con pensamientos recurrentes acerca de lo que ocurrió, es aconsejable que busques atención psicológica.

El objetivo terapéutico será que recuperes tu estabilidad emocional y des con la manera de manejar el estrés e impacto emocional del evento traumático que viviste.


#trauma #amenaza #flashback #recuperación

.